Joven de Colombia triunfa en Nueva York vendiendo tamales.

Compartir Publicación

Alejandro Martín, sin saber Inglés al principio y con ya un buen trabajo en el país, emprendió su viaje a USA.

El joven al principio estudiaba comunicación social y periodismo en la universidad Minuto de Dios, pero al trabajar en ventas de TVs y equipos de sonido se dio cuenta que quería más dedicarse a las ventas.

Su talento a la hora de vender era tal que rápidamente desde sus 17 hasta sus 19 años subió de puestos rápidamente hasta ser el supervisor nacional de todo el equipo de ventas.

Después de darse cuenta que su Inglés no era suficiente cuando venían de visita empresarios japoneses, coreanos y chinos, decidió que aprender Inglés sería su siguiente gran paso.

Viajando a Estados Unidos después de renunciar a su trabajo y con sus ahorros, viajó al país americano para aprender y tener un buen nivel de Inglés.

El proceso no fue fácil pero una vez el consiguió un buen nivel de Inglés decidio volver a Colombia y aplicar para el cargo de jefe de producto para Latinoamérica, llegó al final del proceso y pudo hablar con el jefe de mayor cargo que era Coreano, pero fue rechazado porque querían alguien de más edad y decían que el era muy joven para el cargo.

Alejandro quedó aburrido y decepcionado por esto así que decidió volver a USA,para ahorrar dinero y luego hacer inversiones en Colombia.

El con una gran motivación y con su novia también en USA, sabía que si pudo hacer tantas cosas en Colombia, USA no le iba a quedar grande.

Su madre le dio la receta de sus Tamales y poco a poco, Martín comenzó el negocio que cambiaría su vida, empezando en la estación baja de un tren, que cuando no podía convencer a alguien de comprarle un tamal, lo regalaba como muestra de degustación, a base de esfuerzo y dedicación, su negocio creció más y más.

Con lo esfuerzos de el y de su novia, restaurantes comenzaron a buscarlo a el para que le vendieran tamales, a esto, Martín comenzó a buscar distribuidores y un local, para comenzar así su empresa “La Tamaleria”.

El principio de su empresa no fue fácil pero después de un voz a voz que incremento bastante la popularidad de este negocio, Martín se vio de pronto con un punto de fábrica t una red de más de 140 distribuidores, haciendo también ventas Online. Con esto también lanzaron productos como lechona lo cual incrementó su éxito.

Hoy en día La Tamaleria factura más de 100.000 dólares y fabrica entre 6.000 y 8.000 tamales semanales. El objetivo de Martín, es tener una Tamaleria en cada estado donde hay Latinos y hacerla así el McDonald’s de los Colombianos.

Compartir Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
Quiero realizar una denuncia
Hola. ¿Cómo te puedo ayudar?